EL NAUFRAGIO DE CAJASUR.

Retrato de Miguel Castillejo de Aurelio Moreno

Cuentan que el obispo de Córdoba y arzobispo de Sevilla le dijo al presidente de Cajasur: “firma lo que te pongan por delante. Ni siquiera lo leas. No temas por tu conciencia. No nos queda otra”. Y Santiago Gómez, ese sacerdote madrileño de 52 años, que antes de dirigir la “cajadelaspersonas”, fue cura de barrio en Alcolea, párroco de la iglesia de la Trinidad del centro de Córdoba, Vicepresidente de la Obra Pía  de la Santísima Trinidad de ayuda a los menesterosos,  maestro de escuela, licenciado en Filosofía y en Teología Dogmática y Fundamental, echó mano de éste último estudio y estampó con los ojos cerrados el papel que  Braulio Medel, sevillano de 62 años, empresario, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales, Catedrático de Hacienda Pública, presidente de la Federación de  Cajas  de Ahorro de Andalucía, vicepresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro, Vicepresidente de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, presidente del Consejo Consultivo de Iberdrola en Andalucía, autor de más de un centenar de trabajos científicos y presidente de Unicaja desde 1991, le dio a firmar. El documento que no vio por orden expresa de su jefe el arzobispo de Sevilla, era el mismo que cinco días antes rechazó con desaire en un consejo arropado por los suyos y hasta   por el consejero de Izquierda Unida que jaleando al señor cura exclamó: también los ex comunistas somos mártires de la historia y “si nos intervienen que nos intervengan”.

Nota de Unicaja al Banco de España.1/12/09

Nota de Cajasur al Banco de España.1/12/09

En el  trabajo de la consultora Boston Consulting, que constataba la ruina de la caja de la iglesia,  en el  que hasta su pajarito/logo corporativo, icono del espíritu santo que les ilumina desde 1878, quedaba reflejado al borde la inanición, no dejaba lugar a dudas: se lo habían tragado casi todo. La Santa Madre Iglesia no aceptó hasta casi el final, que la orden del Banco de España, de o te fusionas o te intervengo, fuera  en serio. LLevan siglos  confraternizando con el poder, sosteniendo dictaduras, Franco bajo palio, silencio en el Holocausto judío, té y pastas con Pinochet, aliados de la reacción, persiguiendo herejes, achicharrándolos… No pensó Rouco y sus hermanos que los socialistas hablaran en serio: no se atreverían a enfrentarse al poder de Dios.

Pero salvo Bono, los socialistas son casi todos unos descreídos y el dinero y la economía son ateos. Así es que creyeron que aún podían vacilar más tiempo hasta encontrar el hueco cómodo con otra caja cuyos beneficios paguen emisoras golpistas como la COPE, financien campañas contra el aborto, paguen hermandades cofrades del fervor mariano, insistir en el esplendor del barroco de dolorosas y cristos sangrantes expuestos en salas de arte, mandar la generosa contribución al Papa Blanco de Roma, apoyar las luchas  de oposición a la Educación para la Ciudadanía y repartirse la pasta como buenos cristianos.

Foto EFE.Presidentes de Cajasur: Santiago Gómez y Juan Moreno

Se equivocaron y firmaron la hoja de ruta impuesta por la caja malagueña. Tanto que al término del consejo donde por casi unanimidad, decidieron anoche desdecirse de su última bravuconada, emitieron un comunicado gemelo del que horas antes había difundido el consejo de administración de Unicaja. Algunos recordaron aquello de cautivo y desarmado el …, pero al revés: la caja de Medel había ganado, la guerra ha terminado. Ahora se comerán “las inaceptables condiciones”, que deja en la calle a un millar de empleados , se tragarán, en la mesa del restaurante donde brindarán por la supervivencia , “las medidas discriminatorias y traumáticas de los empleados” dichas hace seis días y volverá a reir la primavera, con menos esplendor que antes, eso sí.

De esta manera, la ciudad del silencio olvidará pronto los sucesos que la conmovieron por unos días cuando se estuvo a punto de destapar  las claves de la quiebra. Todo volverá a la normalidad y seguiremos sin conocer donde han ido a parar tantos billetes como se han…distraído. Castillejo mantendrá su palacio en su retiro de oro, Sandokán no explicará su poder y aquellos días de gloria donde todo lo que tocaba lo compraba con dinero ajeno. La historia no sabrá por qué se despidieron a cinco directores generales en dos años ni lo que costaron sus ceses. Ignoraremos el destino de los embargos y el nombre de sus propietarios, las fortunas que amasaron cuando la impunidad era total y en vez de amaros los unos a los otros el santo mandamiento  fue enriqueceros los unos a los otros.

Directivos de CajaSur. Foto: Vacas

Se eliminarán las huellas de los desastres inmobiliarios, las inversiones en   operaciones suicidas. Los partidos no devolverán lo que pidieron. No habrá responsabilidades públicas y penales por desvalijar la caja, por las fiestas y ágapes en honor del presidente megalómano que mandó comprar las tiradas completas de las revistas que publicaron el desmán manifiesto. Todo quedará sepultado en una  etapa a la que los políticos bautizarán como la nueva CajaSur, un proyecto ilusionante para impulsar el desarrollo de esta provincia, y cuatro frases más de esa índole. Y volveremos a lo nuestro. Pagaremos otra vez las consecuencias del lucro y la gestión pueblerina de una caja que dejará en la calle a mil trabajadores que irán a la cuneta del paro, algunos con los bolsillos pertrechados de provisiones, otros más desaliñados. Bajas, prejubilaciones, indemnizaciones, cierres de sucursales…Doscientos inocentes en Málaga también costearán los restos del naufragio y serán, ellos sí, mártires de la absorción.

Rafael Gómez, Sandokán, retrato de Aurelio Moreno

Se salvarán los privilegiados, los hijos de familias de apellido compuesto, de padres tocados con la gracia divina del poder. Los sindicatos harán un ejercicio de responsabilidad y no pedirán cuentas ahora y firmarán los finiquitos para salvar a la tripulación del barco que se hundía inexorablemente. Pero quedará para el recuerdo el álbum de fotos donde los protagonistas de esta tragedia sonreían felices mientras el espectador estupefacto se preguntaba :¿ de qué o de quién se ríen?

Hemeroteca Cajasur. Entrar

Anuncios

About this entry