UNA CIUDAD SINGULAR

Hoy el aparato propagandístico de la Empresa Nacional de Residuos Enresa, que gestiona el Cementerio Nuclear del Cabril, que guarda mil doscientos metros cúbicos de residuos radiactivos, se ha llevado a los periodistas locales de excursión por la sierra Albarrana, declarada Parque Natural, donde se sitúa el basurero nuclear. Les ha servido un copioso almuerzo y les ha entregado el guión publicitario de esta necropólis radiactiva, adonde el año 2008 hicieron turismo atómico 6171 personas, una nueva oferta de ocio de la Administración que va a reconvertir la industria nuclear en parques temáticos. Es un hecho singular de la provincia cordobesa , cuyos dirigentes de la izquierda vendieron nuestra sierra para la albergar la escoria radiactiva.

La alcaldesa de Córdoba concede anualmente a las Cofradías anti-abortistas de Córdoba más de 120 mil euros y les cede instalaciones municipales, ¿laicas?, para que los cofrades vendan el clasismo de palcos y sillas para que se mantengan las buenas costumbres de los de arriba y los de abajo para ver a cristos y vírgenes. La señora Rosa Aguilar , que habla de sí misma , como la alcaldesa cree, la alcaldesa dice, o la alcaldesa piensa, repite monocorde lo de las tres culturas, el diálogo, la tolerancia y cuatro tópicos más , de aquellos nostálgicos años donde dicen que moros, judios y cristianos se besuqueaban cariñosamente por la judería y los arrabales cordobeses.
Oficinita habilitada en el Ayuntamiento cordobés para vender palcos y sillas junto con el anagrama de Córdoba 2016, capital europea de la cultura
Y omite su feminismo militante y no defiende la reforma de la ley del aborto que figura en el programa de las siglas por las que ha llegado a sentarse en el asiento municipal. Ay Anguita, con el programa, programa, programa. Y llena renglones de periódicos y segundos audiovisuales sin mojarse, sin pronunciarse, sin definirse y sin salir del armario para apoyar la lucha de gays y lesbianas.
Fachada del Ayuntamiento cordobés con el logo de la iglesia católica en la navidad pasada
La alcaldesa que reprende a la comparsa de las muchas siglas que recula cuando insinúa el coordinador local que los concejales de IU no deben arropar a los señoritos de gomina y palco y sí mirar a pie de tierra como lo hace el pueblo del que ya no forman parte. Y callan todos cuando los doctores del afamado hospital Reina Sofía se han negado a practicar abortos y las cordobesas de reclamo y pleno que “condenalaviolenciamachista” tienen que esconderse hasta Sevilla para ejercer un derecho aquí reprimido y silenciado por los/las abanderados-as de las causas de las féminas que están de moda porque las mata la bestia y en su pavor se confían a éstas, que las usan para perpetuarse en la suntuosidad, en el poder, la influencia y la ostentación fotográfica de la sonrisa fatua que atenta a la tristeza de la que se nutren para mantener privilegios e influencias. Es otra singularidad cordobesa. La alcadesa Rosa Aguilar , el ex Obispo JJ Asenjo en la casa consistorial

Como la que mantiene la iglesia católica con su poderosa caja , ahora venida a menos, que los socialistas contribuyeron a engordar regalando la otra caja “pública” y de la que todos ahora viven y disfrutan y sus hijos a los que emplean y a cambio guardan silencio y toleran la arrogancia de los alzacuellos,

que censuran la cultura y paralizan el progreso y la riqueza. Las negras sotanas que vetan audiovisuales en la Mezquita e imponen a Marcelino pan y vino y a los pastorcillos de Fátima como alternativa a la Historia que les perjudica y los retrata. “Respetar la singularidad de la caja cordobesa”,Cajasur, decían los que luego fueron nombrados ejecutivos sin currículo, justificando la excepción de este banco desbocado, sin control ni mesura.

Como singular es que el constructor cordobés imputado en la operación malaya, denominado cariñosamente Sandokán, por su otrora parecido con el tigre de Malasia ,haya sido multado con 24,6 millones de euros y le haya caducado la sanción por hacer lo que salía de los cojones, unas naves sin permiso, 40 mil metros cuadrados de chulería a billetes de quinientos que repartía como estampillas en la época.

Epopeya dorada cuando hacía tandem con fray langostino, y juntos alimentaban la gota que al final colmó el vaso y a uno lo tienen imputado y al otro en un exilio de oro sobreviviendo con aquella póliza millonaria de otros quinientos millones de pesetas que pagó la caja para dejarle una nómina de 213 mil euros para vivir él, y sus hermanas.

Rafael Gómez Sánchez, imputado en la operación malaya y la alcaldesa Rosa Aguilar en algún acto de relevancia social
Y vuelve Sandokán a la selva jurídica y gana tiempo de nuevo para ahorrarse el multón que la Gerencia de Urbanismo parece haberle perdonado, tal vez por los viejos tiempos, por lo tributado o porque los que allí gestionan se olvidan las llaves de los cajones y duermen los expedientes hasta que se deshacen en el olvido y la desidia. Pero se anestesia el escándalo y todos hacen de nuevo una piña y callan proclamando frases hechas , de retórica de saldo, los intereses de los ciudadanos, y cosas así. Y nadie dimite por acción u omisión. No se va el presidente de la Gerencia, ni su jefe de gabinete , ni el abogado, ni el chupatintas del cajón . Todos conservan su nómina , su empleo y pierden la vergüenza y la dignidad cuando el tigre se escabulle y se ríe de todos aquellos, pobrecitos, a los que la implacable máquina , engrasada y eficaz, les embarga la cuenta por aparcar en doble fila, por no satisfacer el impuesto de la terraza, el de la licencia de obras… yo qué sé. Sandokán vuelve a hacer lo que le sale de los cojones en la ciudad del silencio y el oprobio. Otra de las singularidades de esta tierra tan singular.

Cartel anunciador del agitador de la Conferencia Episcopal con el logo municipal bajo el de Cajasur

Como lo es el que el Ayuntamiento de Córdoba patrocine la emisión de un programa de radio del golpista de las ondas, FJ. Los Santos. Qué te digo, singular, ¿no?

Anuncios

About this entry