CAJASUR , SUMA Y SIGUE…

En los últimos cuatro años, la caja de ahorros cordobesa, Cajasur ha tenido seis directores generales. El último en salir de esta entidad ha sido el valenciano Carlos Senent. Un hombre que contaba con el aval de su acreditada profesionalidad. No en vano había sido director general adjunto del BBVA y consejero delegado en Chile del banco privado. Senent llegaba a Córdoba a finales del pasado mes de septiembre, como recambio de Alfonso Tolcheff que falleció de cáncer.

FOTO ABC. De izda a dcha: Fernando Cruz Conde (sacerdote), Salvador Blanco,(Psoe),Santiago Gómez Sierra(sacerdote pte Cajasur),Carlos Senent(ex dtor gral )y Juan Ojeda (PP)

Amén de su currículo , traía en su portafolios el respaldo del Banco de España. El banco emisor sigue con lupa todas las actuaciones de la caja cordobesa, ha realizado varias auditorías y en varios momentos, “delicados “ por los que ha atravesado el banco de la Iglesia Católica , ha manejado incluso una posible intervención.

La póliza millonaria del cura Castillejo, los negocios con el empresario Rafael Gómez, imputado en la operación Malaya, la descapitalización de su grupo de empresas, las fuertes tensiones con la Junta de Andalucía y la siempre cuestionada “singularidad” que la distingue del resto de las cajas de ahorro españolas por estar controlada por la Conferencia Episcopal , con operaciones de alto riesgo y retribuciones astronómicas de sus altos cargos, han puesto en el punto de mira a esta “excepción” en el sistema financiero español.

La situación , en esta crisis de enorme calado, requería actuaciones radicales para mantener a flote el banco . Esa misión le ha costado el puesto a Senent. Este ejecutivo , ha diseñado en el corto tiempo en el que ha estado al frente de Cajasur, un Plan Estratégico que pasaba por la optimización de los recursos , con una política sensata en las lineas de inversión y el ajuste del staff directivo .

Y ahí se produce el encontronazo con la iglesia, que ha avalado el resto del Consejo de Administración, en el que se sientan representantes de las administraciones públicas y partidos políticos. En las últimas semanas, Senent había tocado ya el bolsillo de los “ejecutivos” de la caja , retirando complementos y pluses desorbitados en relación con la productividad exigible. Se producían los primeros desencuentros con los dueños de la caja vaticana.

La “quiebra la confianza”, finalmente se produce cuando en su Plan Estratégico contempla además una profunda reforma del organigrama director de Cajasur que afectaba hasta 300 altos cargos , a los que e algunos casos limitaba sus funciones y retribuciones y en otros directamente los invitaba a salir del banco a través de bajas incentivadas y jubilaciones anticipadas.

Todo eso, dicen en la Caja, ha provocado una sacudida parecida a la “entrada de un elefante en una cacharrería”. Quería Senent, acometer un cambio profundo en la caja cordobesa que pasaba además por la incorporación de ejecutivos procedentes de la banca privada , que aplicando criterios profesionales sanearán las maltrechas arcas de la entidad de ahorro. Demasiado para quienes están en otra dimensión , pese a que en el tiempo actual, quien no se ajuste corre el riesgo de hundirse.

El relevo pues ha llegado de un” hombre de la casa”. Antonio Barral .Una persona que lleva nueve años entre los altos cargos , que llegó precisamente a Cajasur para levantar una auditoría sobre el estado de la caja, de la mano de la consultora Arthur Andersen y… se quedó, fichado por el que había sido compañero en la consultora, José Antonio Arcenegui, entonces director general de Cajasur. Con el también director general Ildefonso Pastrana se puso al frente de una nueva área denominada Departamento de Coordinación y Estrategia.

Precisamente fue ese departamento el que alertó de la póliza millonaria del sacerdote Miguel Castillejo y sus hermanas. Castillejo fulminó a Pastrana,salvando el pellejo Barral gracias a su relación familiar con un canónigo sevillano y sus buenas relaciones con la Compañía de Jesús , al ser profesor en ETEA, del área de riesgos, contabilidad, auditoría y finanzas que desarrolla en la Facultad de Empresariales de Córdoba.

Así pues, defenestrado Senent, del que la misma dirección de la caja dice que está de baja por enfermedad, la cosa seguirá igual y sin posibilidad de que Córdoba tenga una caja transparente, pública , al servicio de sus clientes, impulsora de la necesaria actividad empresarial, bajo el manto de la Iglesia Católica y defendida por los representantes públicos que de nuevo se alían al poder divino del dinero , manteniendo “per seculum seculorum” el orden que los sacerdotes vienen imponiendo desde que no solo tienen el poder del cielo, sino el de la tierra que brinda la pasta .

Todo el poder. Así no es de extrañar que todos aquellos que andan en esa órbita callen y se sigan defendiendo la “singularidad” de Cajasur, como recientemente ha hecho la alcaldesa de Córdoba ,Rosa Aguilar, en unos tiempos en los que se plantea la fusión de las cajas andaluzas, en un empeño personal del Presidente Chaves, como salida a la precaria situación por la que atraviesa el sistema financiero tras un período de gran beneficio y usura , que está siendo amortiguada por los fondos del estado. Así el pasado mes de diciembre la entidad recibió 125 millones para afrontar la crisis.

Hace unos días a un chaval que conozco le denegaron un crédito en esta entidad para comprarse un coche, teniendo un empleo fijo de funcionario, siendo además avalado por sus padres que, desde hace 25 años han venido realizando todas sus operaciones en la caja de los obispos..

Información Publicada:
Europa Press
Diario Córdoba
El País
El Día de Córdoba
ABC DE CÓRDOBA
ABC DE MADRID
COTIZALIA

Anuncios

About this entry