LOS POBRES, TODOS A LA CÁRCEL

En el diario Córdoba, bajo un epígrafe que reza Análisis, la periodista titula su reflexión periodístico-social” Qué hacer con los que viven de la gorra”, al socaire de un juicio que se sigue en la Audiencia Provincial contra dos hombres, que la prensa denomina gorrillas, por la muerte de un varón hace ahora tres años.
El caso judicial está lleno de interrogantes de peso al sostener la acusación pública que el homicidio pudo deberse a un ajuste de cuentas entre gentes de la droga o porque la víctima se negara a pagar “el impuesto” al gorrilla y éste le apuñaló mortalmente en el pecho. Sea como fuere, el suceso ha suscitado debate.

En ese “análisis”, vecinos y políticos, coinciden en que éstos aparcacoches i le ga les “extorsionan” a los conductores cuando ponen la mano al que se baja del auto. Juntos afirman que es un grave problema y al final se resuelve que es necesaria una norma superior, “un consistorio no tiene capacidad de regular derechos fundamentales”, escribe la periodista, y por tanto sugiere una sanción más dura, una reforma del código penal para que los gorrillas pasen a ser delincuentes.
La extorsión, recogida en el ordenamiento penal español, es “un delito consistente en obligar a una persona, a través de la utilización de violencia o intimidación a realizar u omitir un acto o negocio jurídico con ánimo de lucro y con la intención de producir un perjuicio de carácter patrimonial o bien del sujeto pasivo, bien de un tercero”.
Ese delito puede ser sancionado con penas de cárcel de entre uno y cinco años. Así pues, vemos en este episodio cotidiano el origen de lo que puede ser el encerramiento de pobres limosneros de aquí a un tiempo. El necesario que se tomen los medios de comunicación para azuzar la pena, relacionando además gorrillas con asesinos que matan si no le das la propina, los vecinos en sus quejas y movilizaciones que recogerán los medios y finalmente los representantes políticos que merced a ese puñado de votos que se disputan entre la vecindad, prometerán que enviarán al talego a estos indeseables que nos molestan con sus exigencias e intimidaciones y además corremos el riesgo de que nos den una estocada si nos resistimos a lo que esta compañera llama también “impuesto revolucionario”.
El “análisis”, sin embargo, no incluye ningún testimonio del protagonista del artículo ni de otras voces que desde la interpretación y el conocimiento de la realidad social de la pobreza puedan señalar otros “análisis” de esta práctica.
Así se traza una reforma penal que puede conducir a la cárcel a todo un colectivo de miserables, de sin techo, de desgraciados y harapientos cuyo delito es sencillamente ser pobre y no tener el sello de la administración en sus manos para cobrar “legalmente” como hacen los vovis, los ayuntamientos, los hipermercados, y otros extorsionadores que, convenientemente etiquetados, nos intimidan diariamente a pagar bajo el paraguas de la ley toda clase de impuestos para mantener el sistema de los ricos que persigue cada vez más a los pobres.
Finalmente , el jurado popular, no hay nada peor que un jurado para dictar sentencias, falló que los dos gorrillas son culpables del homicidio de un hombre de 27 años, ” que se negó a pagar por aparcar el coche”. La sentencia es poco creíble, por lo incoherente que se muestran en su redacción los hechos. Todo apunta a que ha sido por una deuda de tráfico y consumo de drogas, según diversas fuentes, entre ellas un gorrilla que conoce la calle. Les han caído 15 años a cada uno. El autor del crimen, en cualquier caso tiene que responder de su fechoría, pero ahora la repercusión que la sentencia tiene es : vía libre a la caza del gorrilla.Ya el Ayuntamiento de IU-Psoe ha dado instrucciones a sus polis para que los incordien y retiren de la circulación , los vecinos afectados demandan mano dura y el PP pide leña al mono para todos aquellos que afean y dan mala imagen de la ciudad.
enlace noticia diario córdoba(reportaje previo a la sentencia)-enlace diario abc(reacciones sentencia)
foto diario el mundo
Anuncios

About this entry