HUELGA DE SALIVA

En Francia he conocido una expresión no usada hasta ahora en el periodismo de actualidad. “Una huelga de saliva”. No es desde luego el paro reivindicativo de los empleados de correos galos, porque ya la estampillas no se pegan con la lengua. Tampoco una protesta de un colectivo de amantes no correspondidos. Ni siquiera la de los chavales que han decidido no proseguir con las competiciones de salivazos a la hora del recreo. El asunto tiene desde luego mucho más alcance. Se trata de un nuevo movimiento de insumisión pacífica que se ha originado en el país vecino. La noticia dice que un centenar de personas se encuentra litigando en Francia en los tribunales para preservar su intimidad. , la que les confiere su ADN. Porque las autoridades francesas están realizando un fichero del código genético de sus ciudadanos, a fin de obtener los datos más fiables del perfil de las personas. Y para aquellos que se nieguen a abrir la boca y dejarse tomar una muestra de saliva para ese registro, la disposición establece una multa de 500 euros. Y ante eso se ha generado todo un movimiento de respuesta. A esa exigencia ya se han opuesto un centenar de personas que temen que ese fichero a la larga se use para la presunción de culpabilidad contra las personas fichadas. En el Reino Unido ya hay tres millones de británicos que poseen su correspondiente ficha. Al principio, dice la noticia que te comento, en Francia sólo se aplicaba a los supuestos delitos más graves, como terrorismo, ataques contra personas y para aquellos que cometieran actos violentos. Pero la cosa ha ido a más y ahora ya se reclama la toma de saliva para las infracciones más leves.
Así es la huelga de la saliva, no hace sino tallar un mundo cada vez menos libre, en el que somos cada día sospechosos y objeto de vigilancia. Un mundo lleno de temores y de miedos, de policías y controles, donde los ciudadanos estamos dejando de serlo para convertirnos en súbditos en una realidad más parecida a la de matrix, sólo que esto que te cuento no es ninguna película.Ampliar

Anuncios

About this entry